Farmacias de Turno
Con cada cambio de estación vemos que ciertas enfermedades aumentan en frecuencia

Con cada cambio de estación vemos que ciertas enfermedades aumentan en frecuencia. Es por ello que se las denominan estacionales, y con la llegada del frío de otoño las más típicas son las que afectan al tracto respiratorio (nariz, senos nasales y paranasales, garganta, faringe, bronquios, y pulmones) en donde la gripe es una de ellas.

La gripe es causada por un virus denominado influenza. Se transmite de persona a persona por la tos o los estornudos, que envían al ambiente pequeñas gotitas que contienen partículas del virus.

Causa, en la gran mayoría de los casos, un cuadro caracterizado por tos, dolor de garganta, fiebre, dolores musculares, y en ciertas ocasiones, nauseas y vómitos. Si bien la enfermedad es autolimitada (se cura sin tratamiento antiviral), eventualmente puede complicarse porque el propio virus de la gripe puede causar cuadros más graves o agravar enfermedades prexsistentes.

Los grupos de personas que con más frecuencia se ven afectadas son denominados de riesgo. Para disminuir la tasa de complicaciones se le administra la vacuna antigripal a esta franja de la población. Sin embargo, el virus de la gripe varía cada año, impidiendo que los anticuerpos circulantes para la cepa anterior eviten la infección. Por esta razón hay que revacunar cada año.

El Ministerio de Salud de la Nación ha implementado una campaña nacional de vacunación (con la vacuna antigripal) que desde el 14 de abril apunta a vacunar a la población de riesgo que no posea cobertura de salud. Para acceder a ella, estos son algunos de sus requisitos:

• Mayores de 65 años.
• Adultos y niños con enfermedades crónicas pulmonares o cardiológicas.
• Niños y adolescentes en tratamiento prolongado con ácido acetilsalicílico (aspirina).
• Pacientes inmunocomprometidos (HIV, tratamiento con drogas inmunosupresoras), diabéticos, con insuficiencia renal.
• Personal de la salud


Pero para recibir la vacuna antigripal de forma particular no hay restricciones ya que se puede aplicar a partir de los seis meses de vida y sin tope de edad.

Hay que resaltar que esta enfermedad no se trata con antibióticos. Se indica reposo y antipiréticos (aspirina, paracetamol, ibuprofeno) para bajar la fiebre. Pero se debe evitar siempre la automedicación, no solo para la gripe, sino para cualquier otra dolencia. Su médico es el indicado para prescribir fármacos si es necesario.

Para mayor información:

Ministerio de Salud de la Nación http://municipios.msal.gov.ar/aviar/

 
Ortopedia
Accesorios para ortopédicos.
 
Perfumería
Productos de perfumería.
 
Medicamentos
Todo tipo de medicamentos de calidad.
 
Variedad
Disponemos de una gran variedad de productos.
   
Vacunas
Información sobre vacunación.
  Laprida 3600 - Villa Martelli - Buenos Aires - Argentina
farmacia-roma@arnet.com.ar
Tel/Fax: (54-11) 4709-1531 y ( 54-11) 4709-1972
Estacionamiento propio sobre Estados Unidos
Farmacias de Turno Contacto Inicio Servicios Genéricos Ofertas Obras Sociales Actividades Antigua Farmacia Roma