Farmacias de Turno

Salud: Los usuarios de PC

Las personas que trabajan frente a la pantalla todo el tiempo están expuestas a consecuencias para su salud, si no toman a tiempo los recaudos necesarios

El oficinista, a pesar de su sedentarismo, debe levantarse para realizar su trabajo (buscar archivos, expedientes, instrumentos de trabajo, etc.). Las hojas y papelería en general que manipula no brillan como la pantalla de un monitor.

En cambio, el operador de PC tiene todo en el disco rígido, no debe levantarse para buscar información. Dispone de una impresora exclusiva o en unidad de red compartida. Mientras sus manos van del teclado al mouse y viceversa, sus ojos permanecen durante horas enfocando fijamente hacia el centro del monitor.

Nos preguntamos si nos hemos convertido en un periférico más, ya que contamos con un formidable instrumento como la PC, que ha penetrado en todas las actividades humanas y ha traído y traerá aún grandes beneficios.

Sin embargo, no tenemos conciencia de que necesitamos protección adecuada contra las consecuencias de las largas jornadas que pasamos frente al monitor. Oftalmólogos, cardiólogos, neurólogos, traumatólogos, kinesiólogos, ortopedistas, etc., están en permanente estudio para aliviar las dolencias derivadas.

El primer paso hacia la protección debiera empezar con nuestra actitud, tanto individual como colectiva y, como padres conscientes, hacerlo extensivo a nuestros niños, a quienes les permitimos su exposición ante una máquina que en estos tiempos no sólo ha creado adicción y algunos hábitos perjudiciales, sino que prácticamente domina nuestra voluntad y termina convirtiéndonos en sus satélites ... en un periférico más.

En 1978, en Estados Unidos, la cantidad de PCs en puestos de trabajo era de 600 mil unidades, para pasar, casi veinte años después, a más de 100 millones.

Este fenómeno de uso masivo se produjo a principios de los años «70 y marcó el inicio de una serie de informes relacionados con determinadas alteraciones, entre las que se destacaban las de origen visual. Estas alteraciones terminaron conformando lo que hoy se conoce como el síndrome de la visión derivada del uso de la computadora, conocida como CVS por sus siglas en idioma inglés, que padece el 80% de los trabajadores que utilizan los distintos tipos de pantallas y que sólo en 1997 produjo en USA 10 millones de consultas oftalmológicas.

En una conversación, los interlocutores parpadean una media de 12 a 14 veces por minuto. En el momento de la lectura de textos impresos, la frecuencia de este parpadeo se reduce. Pero cuando se está sentado delante de una computadora, los ojos parpadean menos de cinco veces por minuto, lo que nos da como resultado ojo seco.

La concentración de nuestra atención en la pantalla hace disminuir la frecuencia del parpadeo e incrementa la sintomatología del ojo seco. Esto aumenta la fatiga ocular y mental.

Un ojo sin la lubricación del parpadeo es como un motor sin aceite: los pistones se pegan a las camisas de los cilindros y el motor se debe tirar a la basura.

Una fuente de incomodidad y cansancio visual reside en que las personas que deben usar anteojos, no siempre cuentan los adecuados para la distancia respecto de la pantalla, tema que deben resolver con su oftalmólogo. A ello se suma que muchos lugares de trabajo no cuentan con una adecuada iluminación.

Ubicación del monitor
En relación a las fuentes de iluminación (ventanas, lámparas, tubos), debe evitarse los reflejos en la pantalla, a fin de aumentar la visibilidad y disminuir la fatiga ocular.

El correcto uso de las pantallas del monitor requiere una iluminación ambiental suficientemente buena que permita un buen contraste en pantalla sin que dificulte la visión de textos, lapiceras, etc. que haya sobre la mesa. La luz natural de la ventana llega a los costados de los monitores y no molesta a los operadores. La luz eléctrica cae detrás de los monitores.

Es preferible utilizar artefactos de luz de mesa pues se pueden ubicar de modo que no reflejen luz en las pantallas ni que de en los ojos del operador.

Problemas circulatorios que se deben prevenir
Al estar sentado largas horas sin mover las piernas, parte de la sangre que debería retornar al corazón, se acumula en las venas de las piernas, brazos y cuello dificultando en forma creciente la normal circulación sanguínea.

De forma periódica y activa debemos mover piernas y brazos para que la circulación de la sangre sea adecuada en todo momento.

Todos los estudios biomédicos efectuados hasta la fecha, no han demostrado la existencia de riesgos para la salud a causa de radiaciones ionizantes o no ionizantes emitidas por las pantallas de las computadoras. Pero lo que realmente se ha comprobado es que los principales responsables de la mencionada sintomatología son los factores relacionados con la posición del cuerpo frente a una PC y, especialmente, la disposición de los ojos frente a la pantalla, como así también la manera en que planificamos el desarrollo de las actividades con estos equipos.

Recomendaciones para los usuarios de PC
A continuación daremos una serie de puntos para que tengan en cuenta aquellos que pasan horas sentados frente a la computadora:

- Utilice colirios humectantes en forma periódica mientras trabaja con pantallas.
- Si usa lentes de contacto utilice los colirios humectantes con mayor frecuencia.
- Ubíquese frente a la pantalla de modo que su mirada sea ligeramente hacia abajo.
- No trabaje más de 50 minutos corridos.
- Tome un descanso de 5 a 10 minutos, levántese y mire a lo lejos y cerca sucesivamente.
- Dirija su mirada a la lejanía para movilizar los músculos del ojo.
- Regule la temperatura ambiental para evitar el aumento de la sequedad ocular.
- Consulte al oftalmólogo por posible necesidad de corrección óptica para distancias intermedias y para controles y estudios que eviten el inicio de la sequedad ocular.

 
Ortopedia
Accesorios para ortopédicos.
 
Perfumería
Productos de perfumería.
 
Medicamentos
Todo tipo de medicamentos de calidad.
 
Variedad
Disponemos de una gran variedad de productos.
   
Vacunas
Información sobre vacunación.
  Laprida 3600 - Villa Martelli - Buenos Aires - Argentina
farmacia-roma@arnet.com.ar
Tel/Fax: (54-11) 4709-1531 y ( 54-11) 4709-1972
Estacionamiento propio sobre Estados Unidos
Farmacias de Turno Contacto Inicio Servicios Genéricos Ofertas Obras Sociales Actividades Antigua Farmacia Roma